Archivo de etiquetas| Prophet

El Círculo íntimo de Dios

Arco irisPara pertenecer al círculo íntimo de Dios, debemos involucrarnos seriamente en sus sueños, y caminar a su ritmo hasta llegar a lograrlos.

“10Y alzó Lot sus ojos, y vio toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, como el huerto de Jehová, como la tierra de Egipto en la dirección de Zoar, antes que destruyese Jehová a Sodoma y a Gomorra. 11Entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán; y se fue Lot hacia el oriente, y se apartaron el uno del otro. 12Abram acampó en la tierra de Canaán, en tanto que Lot habitó en las ciudades de la llanura, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma” (Gn 13:10-12)”.

Abraham llevaba en sí mismo el sueño de Dios, pero Lot no lo pudo discernir. Por el contario escogió el camino que le pareció mejor, el que a sus ojos era el más redituable. La tierra que aparentemente le convenía más y le iba a dejar mayor ganancia. ¡Pero que equivocado estaría en su elección!

Muy pronto se daría cuenta que esa tierra que a el le parecía de prosperidad y bendición, se transformaría en la tierra de conflicto, dolor y esclavitud.

Lot dejando de lado a quién acarreaba el propósito y por lo cual tenía la bendición de Dios, le dio la espalda a Abraham y ese fue su mayor error. Ya que poco después necesitaría que ese mismo siervo, al que el tan atrevidamente le había dado la espalda, le pudiera libertar de las manos de aquellos que, sin él contar con la protección Divina habían podido hacerle cautivo.

“14Oyó Abram que su pariente estaba prisionero, y armó a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los siguió hasta Dan. 15Y cayó sobre ellos de noche, él y sus siervos, y les atacó, y les fue siguiendo hasta Hoba al norte de Damasco. 16Y recobró todos los bienes, y también a Lot su pariente y sus bienes, y a las mujeres y demás gente” (Gn 14:14-16).

Tengamos siempre en cuenta, que sin un verdadero propósito, al servicio de los sueños de Dios, estaremos lejos de poder discernir en realidad cual es la tierra de prosperidad para nuestra vida. Por lo que le aliento a alentar el sueño del Señor en el siervo. Para que como sucedió a Abraham, quién no escogió la mejor tierra, sino que permitió que la tierra más árida pudiera ser transformada en la más fértil. Esto es, través de su obediencia y fidelidad a ese Dios “que llama las cosas que no son como si fueran”, (Ro 4:17).

Es mi oración que en este día pueda visualizar el sueño Divino y sirviéndole entrar a la tierra regada por el Espíritu Santo de Dios que no le dejará sin fruto.

Con amor,

Profeta Graciela M.

Anuncios

No te vencerán

Arco irisNo te vencerán Jr. 1:18-19

De la misma manera que Dios no puede ser vencido, tampoco nosotros si estamos en Él.

18Porque he aquí que yo te he puesto en este día como ciudad fortificada, como columna de hierro, y como muro de bronce contra toda esta tierra, contra los reyes de Judá, sus príncipes, sus sacerdotes, y el pueblo de la tierra. 19Y pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque yo estoy contigo, dice Jehová, para librarte” (Jr. 1:18-19).

Mientras estaba orando tuve la urgencia de leer el libro del Profeta Jeremías. La verdad, que no me entusiasmó demasiado, aunque sabía que el Espíritu me estaba induciendo a hacerlo. No sé, si porque sabía que debía leer desde el principio, y no esos versos tradicionalmente alentadores, como “clama a mí y yo te responderé” Jr. 33:3. No, esta vez, debía leer desde el capítulo primero.

Mientras iba leyendo, puede sentir el Espíritu de Dios relacionándose con el de Jeremías en un momento tan especial, y con tan inevitable advenimiento de juicio. Como también lo dice el Señor: ”almendro”, porque yo “apresuro”. Así, que de pronto me olvidé del porque había ido hasta allí y la razón de porque estaba leyendo esa porción de la Escritura.

Cuando de repente, casi tropecé con esta Escritura, y fue cuando lo pude ver claro. El mensaje, cuando es puro, cuando está divorciado de intereses, cuando solo busca hacer la voluntad de Dios, y solo desea agradarle a ÉL; aún cuando no sea lo que la gente busque oír, o esté interesada en saber, es Dios mismo el que nos defiende.

Es más, personalmente creo que cuando más puro sea el mensaje, cuando más ungido con el Espíritu Santo esté, es allí cuando mayor oposición y persecución levantará. Ahora mismo, quizás usted que desea hacer la voluntad de Dios, y siente que el enemigo se ha levantado contra suyo, o de su familia o economía. La razón es que el no desea que usted realice esa voluntad perfecta.

Por lo que le animo a fortalecerse en el Señor, y creer conmigo que como Dios nos asegura, aún en medio de la batalla, no nos vencerán.

¿No es eso maravilloso?

Dios le bendiga en gran manera mientras con todas sus fuerzas decide en este día confiar en el Señor. Con mi amor en Cristo Jesús,

Profeta,

Graciela M.

El Poder de la Unción

 Arco irisEl Poder de la Unción

Dios salva a los perdidos pero busca a los entendidos para ungirlos.

“2Dios desde los cielos miró sobre los hijos de los hombres, Para ver si había algún entendido que buscara a Dios” (Sal 53:2).

La unción nos protege, nos da autoridad, pone a nuestros enemigos como enemigos de Dios, nos da influencia y nos promete que nunca nos dejará ni a nosotros ni a nuestra descendencia.

Si algo deberíamos buscar en esta vida es el ser ungido por Dios. Es esa cobertura del Cielo que nos cambia la vida aquí en la tierra.

Que en este día esa unción de lo alto sea una realidad en su vida y que esta también produzca la salud mental, física, emocional y familiar. Pues solo la Unción del Espíritu Santo puede provocar la trasformación de la atmósfera a nuestro alrededor.

El Señor le bendiga y le prospere en todas las cosas como nos dice el Apóstol Juan en su tercera epístola.

Muchas bendiciones,

Profeta,

Graciela Meneguzzi

Renovación Interior (3)

Arco irisRenovación interior (3)

Altar es lo que entregamos de nosotros mismos, monumento es lo que le levantamos a lo que entregamos.

16Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” (2 Co 4:16-18).

Existen muchas cosas que nos pueden desgastar. El enemigo tratará de muchas maneras quitarnos la vitalidad espiritual. Hay ataques que realmente producen desgaste si no optamos por tomar las medidas necesarias. El enemigo no está jugando, el está actuando en serio, y utilizará todo lo que esté disponible para desarrollar sus planes maléficos. Lo primero que debemos hacer es no sentirnos victimas, sino entender que Dios está tratando de desarrollar una mentalidad y un hombre interior mucho más fuerte en nosotros. Es bueno que podamos ver en medio de la batalla, o sea, mientras estamos aquí en la tierra y camino al cielo, quién está vistiendo un uniforme diferente al de Cristo. La palabra del Señor nos dice que debemos estar “revestidos” de Cristo, (Gal 3:27). Pero muchos de los ataques que tendremos son de aquellos en los que hemos confiado, que han estado a nuestro lado, pero no tenían el mismo vestido.

Que el Señor nos dé sabiduría para saber lidiar con los “parecidos” y nos libre de hombres malos y perversos pues no es de todos la fe, (2 Ts 3:2).

Dios le renueve las fuerzas en medio de los conflictos y le imparta sabiduría especial del cielo para obtener la victoria sobre toda arma forjada del enemigo, con la confianza plena, de que nada le dañará.

Con mi amor en Cristo Jesús,

Pastora

Graciela Meneguzzi

Renovación Interior. (1)

SolRenovación Interior. 1

Necesitamos ojos espirituales si realmente deseamos contemplar lo verdadero.

16Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” (2 Co 4:16-18).

Es la aflicción lo que nos capacita para obtener ese peso de gloria. De la misma manera que las tinieblas se oponen a la luz, los hijos de Dios seremos blanco de aquéllos que no comprendiendo la verdad se opondrán a nosotros. Pero si seguimos el consejo del Apóstol Pablo, veremos que la fortaleza de Dios nos capacitará de manera sobrenatural para sobrellevar la adversidad. Tampoco olvidemos que Dios no nos deja sin la salida, sino que con la prueba también nos proveee la salida para que podamos soportar.

“13No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar” (1 Co 10:13).

Hoy es un buen día, para aceptar que Dios está depositando en nosotros esa cubierta eterna de gloria, mientras seguimos sin desmayar su ejemplo, soportando con fe, esperando que Dios abrirá una puerta y en confianza de obtener la recompensa de nuestra de esa fe.

Dios le bendiga y fortalezca en esta misma hora.

Pastora

Graciela Meneguzzi

La Lanza en la Pared (3)

Arco irisLa lanza en la pared. (3)

Cuando encontramos propósito, encontramos respaldo de Dios a otra dimensión.



8Y se enojó Saúl en gran manera, y le desagradó este dicho, y dijo: A David dieron diez miles, y a mí miles; no le falta más que el re,ino. 9Y desde aquel día Saúl no miró con buenos ojos a David” (1 S 18:8-9).

El propósito de Dios nos hace diferentes y casi siempre producirá que los que adolecen del mismo nos envidien. Las lanzas vienen a nuestras incapacidades y limitaciones, por lo que debemos fortalecernos en Dios.

Las lanzas pueden tomar diferentes formas. Pueden ser las palabras elocuentes y suaves, como las de Sara dadas a Abraham para que se acueste con la sierva, equivocando el propósito. Las melosas y engañosas caricias de Dalila, logrando que Sansón rompa el pacto con su Dios perdiendo así el propósito para el que su madre, habiendo recibido la visita del ángel, lo crió. La incredulidad de José, que tuvo que recibir un sueño de advertencia de parte del Señor, para que no deje a María, la madre de nuestro Salvador. O que para suplir necesidades temporales, vendamos lo santo, como lo hizo Esaú por un plato de lentejas.

Si se ha sentido avergonzado, con pocas fuerzas, si el enemigo ha usado estrategias que le ha costado discernir, medite en la palabra que el Señor le ha dado y recobre fuerzas. Recuerde que todo lo que atente contra el propósito divino en su vida nunca puede provenir de Dios, pero por un tiempo el Señor aún en el lugar del propósito puede permitir una presión y persecución, solo para que ese propositito se consolide en nuestras vidas a través de la confianza que depositemos en Dios.

El atributo más grande de éxito es la capacidad de transformación.

El Señor le bendiga,

Pastora,

Graciela Meneguzzi

La lanza en la pared. (1)

RelojLa lanza en la pared. (1)

Las cosas nuevas siempre comienzan con el conocimiento de la voluntad presente de Dios.

“9Y el espíritu malo de parte de Jehová vino sobre Saúl; y estando sentado en su casa tenía una lanza a mano, mientras David estaba tocando. 10Y Saúl procuró enclavar a David con la lanza a la pared, pero él se apartó de delante de Saúl, el cual hirió con la lanza en la pared; y David huyó, y escapó aquella noche” (1 S 19:9-10).

La palabra de Dios en nuestra vida se tiene que encontrar con la lanza de Saúl. El enemigo odia nuestro propósito porque todo propósito de Dios va en contra de sus propios propósitos. Y, el propósito de Dios se manifiesta a través de una palabra que revelada a nuestro espíritu provoca una luz que alumbra en medio de la oscuridad de la falta del mismo.

Pero es a causa de la lanza del enemigo que nuestros sueños basados en esa palabra corre el riesgo de perderse. El enemigo tiene muchas y sutiles artimañas para arruinar ese propósito, y muchas veces corremos el riesgo de no salir airosos de ellas.

La única forma de vencer es humillarse en Dios y esperar que éste nos haga libres de ellas. Si el Señor es quien nos ha llamado, no dudemos que el mismo nos defenderá de la lanza del enemigo.

Dios le bendiga,

Pastora,

Graciela M.