Archivo de etiquetas| Graciela Menguzzi

La verdadera Pasión

SolLa verdadera Pasión

El vivir cada día con pasión es una recompensa en sí misma.

El enemigo ha corrompido el significado de esta palabra, conectándola solo al placer momentáneo y humano. Pero pasión tiene connotación de sufrimiento por sentimiento y emoción fuerte hacia algo o alguien.

Hoy es el tiempo de la exaltación de las emociones, de las pasiones humanas. Del ego, del egoísmo. Tengo pasión en la medida que el otro me la provoque. Somos en la mayoría canalizadores de emociones provocadas por otros seres humanos. Pero la verdadera Pasión es aquella que nos la provoca el Señor a través de su propósito. sin duda que hay un enfrentamiento de pasiones en nuestras emociones. Por algo Cristo tuvo que someter sus emociones humanas. Lc 22:39-45 “pasa de mí esta copa, pero mi se haga mi voluntad, sino la tuya”. El sabía lo que debía hacer, pero también sabia que su propia pasión estaba confrontando a la pasión de su Padre en Él.

“39 Y saliendo, se fue, como solía, al monte de las Olivas; y sus discípulos también le siguieron.40 Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación.41 Y él se apartó de ellos como a un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, 42 diciendo: Padre, si quieres, pasa este vaso de mí; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.43 Y le apareció un ángel del cielo confortándole.44 Y estando en agonía, oraba más intensamente; y fue su sudor como gotas de sangre que caían hasta la tierra.45 Y cuando se levantó de la oración, y vino a sus discípulos, los halló durmiendo a causa de la tristeza” (Lc 22:39-45).

Es así que, mientras que el mundo, su familia y sus discípulos lo rechazaba, el Cielo le aplaudía. La razón, era porque Jesús esgrimía la verdadera Pasión.

Muchos cristianos vivimos de emoción en emoción. Amamos a Dios en la medida que sienta emoción por alguna experiencia espiritual, sirvo por emoción, cuando dejo de sentirla, entonces dejo de servir, porque dejo se sentir entusiasmo. Pasión es más que entusiasmo, entusiasmo depende de otros, pasión depende de lo que Dios esté haciendo en mí.

Realmente espero, que encuentre su verdadera pasión y viva por y para ella, como lo hicieron los grandes hombres y mujeres de Dios, y así nunca esté bajo emociones negativas. Sirva al Señor con alegría, y descubra como poco a poco todo comienza a ponerse en su lugar y en orden en su vida, experimentado milagros maravillosos.

Le amo y oro por usted especialmente en este día,

Profeta,

Graciela M.

Anuncios

Los obstáculos en el oír

Sol Los obstáculos en el oír.

Deberíamos preferir, más que ser respaldados, el ser “APROBADOS” por DIOS.

6Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. 7Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, 8la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria” (1 Co 2:6-8).

Tanto la avaricia, la autosuficiencia o la división, son obstáculos importantes que nos pueden privar de oír verdaderamente a Dios. El Apóstol Pablo deseaba fervientemente el poder compartir lo profundo de la sabiduría divina, pero se veía obstaculizado por estas cosas. Vemos también que estos espíritus no respetan ninguna jerarquía. Tanto judas, que compartió al lado del Maestro, como el joven rico que al parecer era muy celoso en guardar las leyes y aún los creyentes de Corinto que manifestaban el poder de Dios a través de los dones; fueron sin lugar a dudas estorbados para poder oír una sabiduría que los habría enriquecido y capacitado para ir a otro nivel con Dios.

Quizás, es por ello que Pablo le dijo a Timoteo que era necesario el limpiarse para llegar a ser un instrumento de honra, (2 Ti 2:21).

Oremos al Señor, que podamos ser preparados por Él en este tiempo de búsqueda de su presencia, para servirle de la manera más efectiva y también así recibir la recompensa.

Dios le bendiga,

Pastora

Graciela Meneguzzi

Renovación Interior (3)

Arco irisRenovación interior (3)

Altar es lo que entregamos de nosotros mismos, monumento es lo que le levantamos a lo que entregamos.

16Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” (2 Co 4:16-18).

Existen muchas cosas que nos pueden desgastar. El enemigo tratará de muchas maneras quitarnos la vitalidad espiritual. Hay ataques que realmente producen desgaste si no optamos por tomar las medidas necesarias. El enemigo no está jugando, el está actuando en serio, y utilizará todo lo que esté disponible para desarrollar sus planes maléficos. Lo primero que debemos hacer es no sentirnos victimas, sino entender que Dios está tratando de desarrollar una mentalidad y un hombre interior mucho más fuerte en nosotros. Es bueno que podamos ver en medio de la batalla, o sea, mientras estamos aquí en la tierra y camino al cielo, quién está vistiendo un uniforme diferente al de Cristo. La palabra del Señor nos dice que debemos estar “revestidos” de Cristo, (Gal 3:27). Pero muchos de los ataques que tendremos son de aquellos en los que hemos confiado, que han estado a nuestro lado, pero no tenían el mismo vestido.

Que el Señor nos dé sabiduría para saber lidiar con los “parecidos” y nos libre de hombres malos y perversos pues no es de todos la fe, (2 Ts 3:2).

Dios le renueve las fuerzas en medio de los conflictos y le imparta sabiduría especial del cielo para obtener la victoria sobre toda arma forjada del enemigo, con la confianza plena, de que nada le dañará.

Con mi amor en Cristo Jesús,

Pastora

Graciela Meneguzzi

Renovación Interior 2

Renovación Interior. 2

Los beneficios de la victoria son nuestra corona, pero las heridas y cicatrices son las que dimensionan nuestro logro exhibiendo nuestra fuerza.

16Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” (2 Co 4:16-18).

La admonición del Apóstol es clara, debemos evitar desmayar, o sea quedarnos en el camino. Hay muchas maneras de hacerlo. Una de ellas es no renovarnos. La necesidad de renovación es indispensable, tanto como las plantas necesitan continuamente la lluvia renovadora. Esto viene a través del conocimiento de la palabra y la aplicación de ella a nuestras vidas, (Ro 12:2). En realidad no hay “renuevo” sin la aplicación de la palabra de Dios. En cada circunstancia adversa debemos acudir a ella y mantenernos firmes en lo que ella dice acerca de esa situación. Esto nos mantendrá renovados, o sea, con fuerzas, y todo lo que se haga en contra nuestro Dios lo utilizará para nuestro bien; nos dará el peso, la cubierta de gloria.

Reciba las fuerzas renovadoras del Señor y que su vida pueda ser alentada y fortalecida en medio de las pruebas y necesidades.

Le amo en Cristo Jesús,

Pastora

Graciela Meneguzzi

La lanza en la pared. (1)

RelojLa lanza en la pared. (1)

Las cosas nuevas siempre comienzan con el conocimiento de la voluntad presente de Dios.

“9Y el espíritu malo de parte de Jehová vino sobre Saúl; y estando sentado en su casa tenía una lanza a mano, mientras David estaba tocando. 10Y Saúl procuró enclavar a David con la lanza a la pared, pero él se apartó de delante de Saúl, el cual hirió con la lanza en la pared; y David huyó, y escapó aquella noche” (1 S 19:9-10).

La palabra de Dios en nuestra vida se tiene que encontrar con la lanza de Saúl. El enemigo odia nuestro propósito porque todo propósito de Dios va en contra de sus propios propósitos. Y, el propósito de Dios se manifiesta a través de una palabra que revelada a nuestro espíritu provoca una luz que alumbra en medio de la oscuridad de la falta del mismo.

Pero es a causa de la lanza del enemigo que nuestros sueños basados en esa palabra corre el riesgo de perderse. El enemigo tiene muchas y sutiles artimañas para arruinar ese propósito, y muchas veces corremos el riesgo de no salir airosos de ellas.

La única forma de vencer es humillarse en Dios y esperar que éste nos haga libres de ellas. Si el Señor es quien nos ha llamado, no dudemos que el mismo nos defenderá de la lanza del enemigo.

Dios le bendiga,

Pastora,

Graciela M.

El Poder del Altar 2

Arco irisEl poder del altar Parte 2

El poder del pacto no es tanto que reconozcamos a Dios sino que Él nos llame su pueblo.

“33Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Pondré mi ley en su mente y la escribiré en su corazón; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. 34Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: “Conoce a Jehová”, porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová. Porque perdonaré la maldad de ellos y no me acordaré más de su pecado” (Jr 31:33-34).

Hoy el altar de Dios no está en un lugar, como en el tiempo de Samuel, de Elí donde tenían que ir una vez al año a Silo a ofrecer las ofrendas, hoy el altar lo tenemos en nuestro corazón.

Aquí vemos a Dios haciendo pacto con su pueblo diciendo “yo seré su Dios” pero también tenemos la otra parte del pacto “ellos serán mi pueblo”, no esperemos que Dios sea nuestro Dios, si nosotros no somos su pueblo. Algo que debemos saber es que, no es tan importante el pacto que yo haga con Dios, sino el pacto que Él haga conmigo.

“20Luego edificó Noé un altar a Jehová, y tomando de todo animal limpio y de toda ave limpia, ofreció holocausto en el altar. 21Al percibir Jehová olor grato, dijo en su corazón: «No volveré a maldecir la tierra por causa del hombre, porque el corazón del hombre se inclina al mal desde su juventud; ni volveré a destruir todo ser viviente, como he hecho” (Gn 8:20-21).

Cuando obedecemos al Señor, el percibe “olor grato”, en el altar que es nuestro corazón. Esto le dice al Señor que me estoy ofreciendo, entregando a Él. Debemos saber que nuestra obediencia al Señor produce ese olor grato que a Dios le agrada. Y si ofrecimos nuestra ofrenda en el altar de obediencia, también debemos esperar la cosecha de ella.

Mientras que el único altar en el que puedo ofrecer sacrificio es mi corazón; la única ofrenda que puedo ofrecer en él es mi obediencia.

Deseo con todo mi corazón que este sea el día en que pueda hacer pacto con Dios para obedecerle y recibir de Él todas sus promesas y bendiciones.

El Señor le bendiga,

Con amor,

Profeta,

Graciela Meneguzzi.

 

El Poder del Altar

SolEl poder del Altar

Nuestra obediencia es el nivel más alto de adoración a Dios

 22Viendo entonces Gedeón que era el ángel de Jehová, dijo: Ah, Señor Jehová, que he visto al ángel de Jehová cara a cara. 23Pero Jehová le dijo: Paz a ti; no tengas temor, no morirás. 24Y edificó allí Gedeón altar a Jehová, y lo llamó Jehová-salom; el cual permanece hasta hoy en Ofra de los abiezeritas” (Jue 6:22).

Siempre hacemos altares cuando reconocemos la bendición de Dios, si nosotros no le reconocemos de ésta manera no estamos dándole toda la gloria a Él, cuando testificamos por lo que Él ha hecho estamos levantando un altar de agradecimiento. En este día debemos meditar cual fue nuestro último altar, cuando fue que le dimos gracias al Señor por algo que Él nos había dado.

“25Y edificó allí David un altar a Jehová, y sacrificó holocaustos y ofrendas de paz; y Jehová oyó las súplicas de la tierra, y cesó la plaga en Israel” (2 S 24:25).

Luego de pecar por haber censado al pueblo, David levanta un altar y de ésta manera cesa la mortandad, a veces los altares son aquellos donde nos encontramos con Dios en momentos difíciles, donde reconocemos que aquella necesidad o situación que estamos atravesando ha venido a mi vida por causa de pecado, ya que la palabra del Señor nos enseña, (Pv 26:2) que la maldición no viene sin causa, Dios a veces permite ese tiempo de sazonamiento, de disciplina de parte de Dios para que podamos darnos cuenta que debemos depender de Él.

El altar de mi corazón solo espera el sacrificio ofrecido a Dios en forma voluntaria.

Oro al Señor que en este día usted pueda levantar juntamente conmigo, un altar donde podamos identificarnos con Dios.

Dios le bendiga grandemente,

Con amor en Cristo Jesús, quién nos un e en su tan gran amor,

Profeta

Graciela Meneguzzi