Archivo de etiquetas| Sabiduría

No tengo mayor gozo

No tengo mayor gozo.

 

Arco irisSon los verdaderos hijos los que defienden la casa del Padre y Heredan su patrimonio.

“4No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad” (3 Jn 1:4).

El Apóstol Juan tenía un celo especial por la familia del Señor. Recordemos que se nos dice que era amado, y fue quien se recostó en el hombro del Señor Jesús y a qué éste le confió a su madre María cuando estaba en la cruz.

 “23Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús. 24A éste, pues, hizo señas Simón Pedro, para que preguntase quién era aquel de quien hablaba. 25El entonces, recostado cerca del pecho de Jesús, le dijo: Señor, ¿quién es?” (Jn 13:23-25).

“26Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.27Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa” (Jn 19:26).

Si bien el Evangelio según Juan, es una revelación de tremenda inspiración acerca de la comunión que deberíamos todos tener con Dios el Padre. En sus cartas, especialmente la primera es de carácter familiar dirigida por el Padre a sus hijitos. Que con la posible excepción del Cantar de los Cantares de Salomón, esta epístola es el mas íntimo de todos los escritos divinamente inspirados. El pecado del creyente se lo trata como la ofensa de un hijo contra su padre, “como un asunto de carácter puramente familiar”. Es que si nos sentimos familia de Dios, nunca vamos a ir en contra de su voluntad o pensamiento.

El Apóstol, por otra parte, no enfocaba su “mayor gozo” en una respuesta personal, en la solución de algún problema, inclusive en su libertad, ya que el mismo tenía que sufrir persecución. Sino que por el contrario, basaba todo su deleite en complacer a su Padre, que era el dar a luz hijos que pudieran permanecer en la verdad.

Le animo en este día a buscar esa clase alta de satisfacción, y llevando muchos hijos obedientes a su presencia, para que haciendo así, pueda también gozar de la recompensa Divina.

Con mi amor en Cristo Jesús,

Profeta,

Graciela M.

Anuncios

El Verdadero equilibrio Espiritual

Arco irisEl Verdadero Equilibrio Espiritual

“Lo cotidiano y común nos roba lo extraordinario.

“8Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. 9Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros” (Fil 4:8-9).

Cuando hablamos de equilibrio, siempre pensamos en la manera de huir de las cosas que nos lo roban. Pero el Apóstol Pablo nos habla de añadir, no de restar. Es indudable, que a todos nos suceden cosas que nos roban por momentos el equilibrio. Si estamos pasando por un tiempo de alegría, puede llegar una noticia que nos quite la misma, o aparezca una enfermedad con la que tenemos que lidiar, o puede ser que algún ser querido atraviese una circunstancia dolorosa. Todo esto nos quita la paz, nos llena de ansiedad, por lo que el consejo sabio de Pablo nos viene a auxiliar. Como tratar con los imprevistos, o con esas circunstancias adversas que se aparentemente se perpetúan en nuestras vidas.

 

Si en medio de ello, podemos pensar como dice el Apóstol de Jesús, en algo bueno y virtuoso. Si tenemos fuerzas, sabiduría para ayudar en el problema. Si podemos estar agradecidos por todo lo que el Señor nos dio hasta este momento, si podemos confiar que saldremos como oro de la prueba, si las manos experimentadas de Dios, nos parecen suficientes para resolver el problema. Entonces, estamos pensando en lo que requiere alabanza y bondad, seguros de que el problema que tenemos por delante en el camino, no esta allí para vencernos o descorazonarnos, dejarnos sin fe, o quitarnos el gozo, sino todo lo contrario. Si a cada pensamiento de ansiedad,  podemos poner un pensamiento de confianza, de temor uno de fe, de enfermedad uno de salud, sin duda que el equilibrio volverá a nosotros, como el cause de un río que busca su fuente. ¡Si vamos a abandonarnos, hagámoslo en las manos de Dios, nunca en las de nuestro enemigo!

Le bendigo en esta hora y oro que el Señor supla toda necesidad, que en el nombre de Jesucristo reciba salud y paz.

Con mi amor en Cristo Jesús,

Profeta,

Graciela M.

Yo voy a Él

 Corazón rojoLa verdadera sabiduría es identificación con Cristo en obediencia.

“19Mas David, viendo a sus siervos hablar entre sí, entendió que el niño había muerto; por lo que dijo David a sus siervos: ¿Ha muerto el niño? Y ellos respondieron: Ha muerto. 20Entonces David se levantó de la tierra, y se lavó y se ungió, y cambió sus ropas, y entró a la casa de Jehová, y adoró. Después vino a su casa, y pidió, y le pusieron pan, y comió” (2 S 12:19-20).

Si algo nos dice la Escritura acerca de Jesús, es que fue obediente. Además, que esa clase de obediencia, Él la tuvo que aprender. Y que es la obediencia, sino el aceptar la voluntad de alguien más. El permitir que otro tenga el control, que nos guíe y conduzca por lo que cree que es el mejor camino de conducta.

David, tuvo que aceptar esta voluntad en un momento muy doloroso para él, cuando pierde a su hijo. Es que luego de hacer los sacrificios debidos, el orar y hasta ayunar por el lapso de tres días, aun así su pequeño hijo muere. Pero David, lejos de enojarse o rebelarse en contra de esa voluntad, se higieniza y pide de comer.

Cuando le preguntaron porque hacía esto, el contestó, que si bien el hijo no vendría a el, el siempre podría subir a donde estaba su hijo. ¡Qué nivel de fe! ¡Y vaya si Dios la premió! El próximo hijo de David sería Salomón, el amado de Jehová, el que construiría el Templo más hermoso y costoso de todas las épocas. El sabio y pacificador, que daría al pueblo cuarenta años de paz.

Es que a menudo creemos que si hacemos esto u lo otro, Dios está obligado a respondernos de la manera que nosotros pedimos. Pero a veces no es así. Y esto es así, solo porque Dios desea darnos nuestro Salomón.

“21Y le dijeron sus siervos: ¿Qué es esto que has hecho? Por el niño, viviendo aún, ayunabas y llorabas; y muerto él, te levantaste y comiste pan. 22Y él respondió: Viviendo aún el niño, yo ayunaba y lloraba, diciendo: ¿Quién sabe si Dios tendrá compasión de mí, y vivirá el niño? 23Mas ahora que ha muerto, ¿para qué he de ayunar? ¿Podré yo hacerle volver? Yo voy a él, mas él no volverá a mí.24Y consoló David a Betsabé su mujer, y llegándose a ella durmió con ella; y ella le dio a luz un hijo, y llamó su nombre Salomón, al cual amó Jehová, 25y envió un mensaje por medio de Natán profeta; así llamó su nombre Jedidías, a causa de Jehová” (2 S 12:21-25).

Reflexionemos en este día acerca de este “voy a él”. En Dios nunca hay pérdida, aunque lo parezca. Quizás, solo debemos rendir nuestra voluntad al Señor y lograr ver lo hermoso que Él nos tiene preparado; “nuestro Salomón”.

Le amo en Cristo Jesús,

Profeta,

Graciela M.

 

La verdadera Pasión

SolLa verdadera Pasión

El vivir cada día con pasión es una recompensa en sí misma.

El enemigo ha corrompido el significado de esta palabra, conectándola solo al placer momentáneo y humano. Pero pasión tiene connotación de sufrimiento por sentimiento y emoción fuerte hacia algo o alguien.

Hoy es el tiempo de la exaltación de las emociones, de las pasiones humanas. Del ego, del egoísmo. Tengo pasión en la medida que el otro me la provoque. Somos en la mayoría canalizadores de emociones provocadas por otros seres humanos. Pero la verdadera Pasión es aquella que nos la provoca el Señor a través de su propósito. sin duda que hay un enfrentamiento de pasiones en nuestras emociones. Por algo Cristo tuvo que someter sus emociones humanas. Lc 22:39-45 “pasa de mí esta copa, pero mi se haga mi voluntad, sino la tuya”. El sabía lo que debía hacer, pero también sabia que su propia pasión estaba confrontando a la pasión de su Padre en Él.

“39 Y saliendo, se fue, como solía, al monte de las Olivas; y sus discípulos también le siguieron.40 Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación.41 Y él se apartó de ellos como a un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, 42 diciendo: Padre, si quieres, pasa este vaso de mí; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.43 Y le apareció un ángel del cielo confortándole.44 Y estando en agonía, oraba más intensamente; y fue su sudor como gotas de sangre que caían hasta la tierra.45 Y cuando se levantó de la oración, y vino a sus discípulos, los halló durmiendo a causa de la tristeza” (Lc 22:39-45).

Es así que, mientras que el mundo, su familia y sus discípulos lo rechazaba, el Cielo le aplaudía. La razón, era porque Jesús esgrimía la verdadera Pasión.

Muchos cristianos vivimos de emoción en emoción. Amamos a Dios en la medida que sienta emoción por alguna experiencia espiritual, sirvo por emoción, cuando dejo de sentirla, entonces dejo de servir, porque dejo se sentir entusiasmo. Pasión es más que entusiasmo, entusiasmo depende de otros, pasión depende de lo que Dios esté haciendo en mí.

Realmente espero, que encuentre su verdadera pasión y viva por y para ella, como lo hicieron los grandes hombres y mujeres de Dios, y así nunca esté bajo emociones negativas. Sirva al Señor con alegría, y descubra como poco a poco todo comienza a ponerse en su lugar y en orden en su vida, experimentado milagros maravillosos.

Le amo y oro por usted especialmente en este día,

Profeta,

Graciela M.

El Poder de la Unción

 Arco irisEl Poder de la Unción

Dios salva a los perdidos pero busca a los entendidos para ungirlos.

“2Dios desde los cielos miró sobre los hijos de los hombres, Para ver si había algún entendido que buscara a Dios” (Sal 53:2).

La unción nos protege, nos da autoridad, pone a nuestros enemigos como enemigos de Dios, nos da influencia y nos promete que nunca nos dejará ni a nosotros ni a nuestra descendencia.

Si algo deberíamos buscar en esta vida es el ser ungido por Dios. Es esa cobertura del Cielo que nos cambia la vida aquí en la tierra.

Que en este día esa unción de lo alto sea una realidad en su vida y que esta también produzca la salud mental, física, emocional y familiar. Pues solo la Unción del Espíritu Santo puede provocar la trasformación de la atmósfera a nuestro alrededor.

El Señor le bendiga y le prospere en todas las cosas como nos dice el Apóstol Juan en su tercera epístola.

Muchas bendiciones,

Profeta,

Graciela Meneguzzi

Los obstáculos en el oír

Sol Los obstáculos en el oír.

Deberíamos preferir, más que ser respaldados, el ser “APROBADOS” por DIOS.

6Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. 7Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, 8la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria” (1 Co 2:6-8).

Tanto la avaricia, la autosuficiencia o la división, son obstáculos importantes que nos pueden privar de oír verdaderamente a Dios. El Apóstol Pablo deseaba fervientemente el poder compartir lo profundo de la sabiduría divina, pero se veía obstaculizado por estas cosas. Vemos también que estos espíritus no respetan ninguna jerarquía. Tanto judas, que compartió al lado del Maestro, como el joven rico que al parecer era muy celoso en guardar las leyes y aún los creyentes de Corinto que manifestaban el poder de Dios a través de los dones; fueron sin lugar a dudas estorbados para poder oír una sabiduría que los habría enriquecido y capacitado para ir a otro nivel con Dios.

Quizás, es por ello que Pablo le dijo a Timoteo que era necesario el limpiarse para llegar a ser un instrumento de honra, (2 Ti 2:21).

Oremos al Señor, que podamos ser preparados por Él en este tiempo de búsqueda de su presencia, para servirle de la manera más efectiva y también así recibir la recompensa.

Dios le bendiga,

Pastora

Graciela Meneguzzi

Renovación Interior (3)

Arco irisRenovación interior (3)

Altar es lo que entregamos de nosotros mismos, monumento es lo que le levantamos a lo que entregamos.

16Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” (2 Co 4:16-18).

Existen muchas cosas que nos pueden desgastar. El enemigo tratará de muchas maneras quitarnos la vitalidad espiritual. Hay ataques que realmente producen desgaste si no optamos por tomar las medidas necesarias. El enemigo no está jugando, el está actuando en serio, y utilizará todo lo que esté disponible para desarrollar sus planes maléficos. Lo primero que debemos hacer es no sentirnos victimas, sino entender que Dios está tratando de desarrollar una mentalidad y un hombre interior mucho más fuerte en nosotros. Es bueno que podamos ver en medio de la batalla, o sea, mientras estamos aquí en la tierra y camino al cielo, quién está vistiendo un uniforme diferente al de Cristo. La palabra del Señor nos dice que debemos estar “revestidos” de Cristo, (Gal 3:27). Pero muchos de los ataques que tendremos son de aquellos en los que hemos confiado, que han estado a nuestro lado, pero no tenían el mismo vestido.

Que el Señor nos dé sabiduría para saber lidiar con los “parecidos” y nos libre de hombres malos y perversos pues no es de todos la fe, (2 Ts 3:2).

Dios le renueve las fuerzas en medio de los conflictos y le imparta sabiduría especial del cielo para obtener la victoria sobre toda arma forjada del enemigo, con la confianza plena, de que nada le dañará.

Con mi amor en Cristo Jesús,

Pastora

Graciela Meneguzzi