Archivo de etiquetas| Healing

No te vencerán

Arco irisNo te vencerán Jr. 1:18-19

De la misma manera que Dios no puede ser vencido, tampoco nosotros si estamos en Él.

18Porque he aquí que yo te he puesto en este día como ciudad fortificada, como columna de hierro, y como muro de bronce contra toda esta tierra, contra los reyes de Judá, sus príncipes, sus sacerdotes, y el pueblo de la tierra. 19Y pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque yo estoy contigo, dice Jehová, para librarte” (Jr. 1:18-19).

Mientras estaba orando tuve la urgencia de leer el libro del Profeta Jeremías. La verdad, que no me entusiasmó demasiado, aunque sabía que el Espíritu me estaba induciendo a hacerlo. No sé, si porque sabía que debía leer desde el principio, y no esos versos tradicionalmente alentadores, como “clama a mí y yo te responderé” Jr. 33:3. No, esta vez, debía leer desde el capítulo primero.

Mientras iba leyendo, puede sentir el Espíritu de Dios relacionándose con el de Jeremías en un momento tan especial, y con tan inevitable advenimiento de juicio. Como también lo dice el Señor: ”almendro”, porque yo “apresuro”. Así, que de pronto me olvidé del porque había ido hasta allí y la razón de porque estaba leyendo esa porción de la Escritura.

Cuando de repente, casi tropecé con esta Escritura, y fue cuando lo pude ver claro. El mensaje, cuando es puro, cuando está divorciado de intereses, cuando solo busca hacer la voluntad de Dios, y solo desea agradarle a ÉL; aún cuando no sea lo que la gente busque oír, o esté interesada en saber, es Dios mismo el que nos defiende.

Es más, personalmente creo que cuando más puro sea el mensaje, cuando más ungido con el Espíritu Santo esté, es allí cuando mayor oposición y persecución levantará. Ahora mismo, quizás usted que desea hacer la voluntad de Dios, y siente que el enemigo se ha levantado contra suyo, o de su familia o economía. La razón es que el no desea que usted realice esa voluntad perfecta.

Por lo que le animo a fortalecerse en el Señor, y creer conmigo que como Dios nos asegura, aún en medio de la batalla, no nos vencerán.

¿No es eso maravilloso?

Dios le bendiga en gran manera mientras con todas sus fuerzas decide en este día confiar en el Señor. Con mi amor en Cristo Jesús,

Profeta,

Graciela M.

Anuncios

La lanza en la pared. (1)

RelojLa lanza en la pared. (1)

Las cosas nuevas siempre comienzan con el conocimiento de la voluntad presente de Dios.

“9Y el espíritu malo de parte de Jehová vino sobre Saúl; y estando sentado en su casa tenía una lanza a mano, mientras David estaba tocando. 10Y Saúl procuró enclavar a David con la lanza a la pared, pero él se apartó de delante de Saúl, el cual hirió con la lanza en la pared; y David huyó, y escapó aquella noche” (1 S 19:9-10).

La palabra de Dios en nuestra vida se tiene que encontrar con la lanza de Saúl. El enemigo odia nuestro propósito porque todo propósito de Dios va en contra de sus propios propósitos. Y, el propósito de Dios se manifiesta a través de una palabra que revelada a nuestro espíritu provoca una luz que alumbra en medio de la oscuridad de la falta del mismo.

Pero es a causa de la lanza del enemigo que nuestros sueños basados en esa palabra corre el riesgo de perderse. El enemigo tiene muchas y sutiles artimañas para arruinar ese propósito, y muchas veces corremos el riesgo de no salir airosos de ellas.

La única forma de vencer es humillarse en Dios y esperar que éste nos haga libres de ellas. Si el Señor es quien nos ha llamado, no dudemos que el mismo nos defenderá de la lanza del enemigo.

Dios le bendiga,

Pastora,

Graciela M.

El Poder del Altar 2

Arco irisEl poder del altar Parte 2

El poder del pacto no es tanto que reconozcamos a Dios sino que Él nos llame su pueblo.

“33Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Pondré mi ley en su mente y la escribiré en su corazón; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. 34Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: “Conoce a Jehová”, porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová. Porque perdonaré la maldad de ellos y no me acordaré más de su pecado” (Jr 31:33-34).

Hoy el altar de Dios no está en un lugar, como en el tiempo de Samuel, de Elí donde tenían que ir una vez al año a Silo a ofrecer las ofrendas, hoy el altar lo tenemos en nuestro corazón.

Aquí vemos a Dios haciendo pacto con su pueblo diciendo “yo seré su Dios” pero también tenemos la otra parte del pacto “ellos serán mi pueblo”, no esperemos que Dios sea nuestro Dios, si nosotros no somos su pueblo. Algo que debemos saber es que, no es tan importante el pacto que yo haga con Dios, sino el pacto que Él haga conmigo.

“20Luego edificó Noé un altar a Jehová, y tomando de todo animal limpio y de toda ave limpia, ofreció holocausto en el altar. 21Al percibir Jehová olor grato, dijo en su corazón: «No volveré a maldecir la tierra por causa del hombre, porque el corazón del hombre se inclina al mal desde su juventud; ni volveré a destruir todo ser viviente, como he hecho” (Gn 8:20-21).

Cuando obedecemos al Señor, el percibe “olor grato”, en el altar que es nuestro corazón. Esto le dice al Señor que me estoy ofreciendo, entregando a Él. Debemos saber que nuestra obediencia al Señor produce ese olor grato que a Dios le agrada. Y si ofrecimos nuestra ofrenda en el altar de obediencia, también debemos esperar la cosecha de ella.

Mientras que el único altar en el que puedo ofrecer sacrificio es mi corazón; la única ofrenda que puedo ofrecer en él es mi obediencia.

Deseo con todo mi corazón que este sea el día en que pueda hacer pacto con Dios para obedecerle y recibir de Él todas sus promesas y bendiciones.

El Señor le bendiga,

Con amor,

Profeta,

Graciela Meneguzzi.

 

Nuestra Herencia en Dios

Arco iris Nuestra herencia en Dios

La gran virtud de la adversidad en nuestras vidas es probar nuestras fuerzas en Dios.

17E Isaac se fue de allí, y acampó en el valle de Gerar, y habitó allí. 18Y volvió a abrir Isaac los pozos de agua que habían abierto en los días de Abraham su padre, y que los filisteos habían cegado después de la muerte de Abraham; y los llamó por los nombres que su padre los había llamado. 19Pero cuando los siervos de Isaac cavaron en el valle, y hallaron allí un pozo de aguas vivas, 20los pastores de Gerar riñeron con los pastores de Isaac, diciendo: El agua es nuestra. Por eso llamó el nombre del pozo Esek, porque habían altercado con él. 21Y abrieron otro pozo, y también riñeron sobre él; y llamó su nombre Sitna. 22Y se apartó de allí, y abrió otro pozo, y no riñeron sobre él; y llamó su nombre Rehobot, y dijo: Porque ahora Jehová nos ha prosperado, y fructificaremos en la tierra” (Gn 26:17-24).

Abraham había abierto pozos, eso significa provisión para la vida, él estaba tan bendecido que donde cavaba encontraba agua y aquí Isaac decidió reabrir los pozos de agua.

Ahora debemos saber que cuando hay algo bueno que Dios quiera enviarnos, el enemigo va a querer levantarse, a través de situaciones naturales.

Así como los pastores de Gerar querían lo que le correspondía a Isaac, de la misma manera el enemigo siempre va a querer lo que es nuestro, lo que tanto nos costó, aquello que le hemos entregado a Dios, puede que haya batallas, que el enemigo venga a tentarnos, a pedirnos lo que encontramos, pero si tenemos una conciencia espiritual nos vamos a dar cuenta que el enemigo nos está engañando.

Isaac nombró cada pozo por lo sucedido, según sus frutos, pero el tercer pozo lo nombro Rehobot que significa “lugares amplios y espaciosos”, debemos saber que es nuestra herencia estar en amplitud estar en lugares espaciosos, lugares buenos, prósperos, lugares que fructifiquen.

Puede haber dificultades, pero sólo nosotros somos los que decidimos que éstas se transformen en imposibilidades.

Dios le bendiga y conceda el poder ver que las circunstancias están para ser cambiadas y transformadas por nuestra fe en Dios. Que pesar de las circunstancias que pueda estar experimentando, Dios solo espera recibir su confianza en lo que Él ha dejado dicho en su Palabra. Aférrese a ella y corra con la Visión de Dios.

Le amo en Cristo Jesús,

Profeta

Graciela Meneguzzi

El Poder del Pensamiento

El Poder del Pensamiento

Cuando apenas me asomé al país de la incoherencia, con estupor observé el nivel de insensatez, que obviamente reinaba a causa de la ausencia, de hacer uso, de ese raro don de pensar. Pero, llevada por la inercia de utilizar el caro don; del pensamiento digo; triste me puse a cavilar, si peor que el desatino, de ignorar tremendo don, no sería el que al usarlo, hacerlo pero mal.

Ro 12:2

Graciela M.

 

Qué haremos con la REVELACIÓN

BombillaQue harás con la revelación

“La diferencia entre conocimiento y revelación es que conocimiento nos fundamenta, mientras que la revelación nos capacita para movilizarnos”.

“4Mas su padre y su madre no sabían que esto venía de Jehová, porque él buscaba ocasión contra los filisteos; pues en aquel tiempo los filisteos dominaban sobre Israel.5Y Sansón descendió con su padre y con su madre a Timnat; y cuando llegaron a las viñas de Timnat, he aquí un león joven que venía rugiendo hacia él.6Y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en su mano; y no declaró ni a su padre ni a su madre lo que había hecho.7Descendió, pues, y habló a la mujer; y ella agradó a Sansón.8Y volviendo después de algunos días para tomarla, se apartó del camino para ver el cuerpo muerto del león; y he aquí que en el cuerpo del león había un enjambre de abejas, y un panal de miel.9Y tomándolo en sus manos, se fue comiéndolo por el camino; y cuando alcanzó a su padre y a su madre, les dio también a ellos que comiesen; mas no les descubrió que había tomado aquella miel del cuerpo del león” (Jue 14:4-9).

Sansón tenía un llamado y se enamora de una mujer Filistea. Sus padres no estaban de acuerdo, pero no comprendían que esto provenía de Dios. Muchas vences el llamado de Dios nos lleva a una contienda u oposición, el llamado de Dios nos lleva primero a una tierra de confrontación, pero la fuerza que Sansón tenía en Dios era tal, que no interesaba lo que se le presentara, él podía vencerlo.

Ahora en Jueces 15:18-20 dice que Sansón “clamó luego a Jehová y la cuenca se abrió”, ésta es la confianza que debemos tener, cada vez que nosotros clamemos a Dios la cuenca se abrirá. Él nos dará nuevas aguas, esa palabra fresca y nueva de parte de Dios. Y ese vigor que conlleva esa palabra nos va a llevar a un nuevo lugar, nos va a establecer en un nuevo conocimiento de revelación, y desde allí vamos a poder edificar con otra experiencia y en otro nivel.

Por eso es necesario saber que hacer que con la revelación, ya que ella no es para jugar tanto dentro como fuera de la iglesia, es algo demasiado santo, la miel que fluye a través de nuestro Señor Jesucristo es algo que no tiene precio y que deberíamos saber atesorar.

“Mientras que existen muchos gritando lo que nadie necesita oír, hay muchos que permanecen en silencio esperando oír lo que el sabio tiene para decir”.

Que la revelación de nuestro Señor Jesucristo reine en su vida para saber que en todo tiempo puede clamar a Él y halla respuesta para el oportuno socorro.

Dios le Bendiga”

Profeta

Graciela Meneguzzi

 

El Pacto de Amistad con Dios 2

Arco iris El Pacto de Amistad con Dios 2.

Nunca deberíamos esperar que Dios apoye nuestras propias ideas de acerca de Su Obra.

“1Aconteció que cuando él hubo acabado de hablar con Saúl, el alma de Jonatán quedó ligada con la de David, y lo amó Jonatán como a sí mismo. 2 Y Saúl le tomó aquel día, y no le dejó volver a casa de su padre.3 E hicieron pacto Jonatán y David, porque él le amaba como a sí mismo.4 Y Jonatán se quitó el manto que llevaba, y se lo dio a David, y otras ropas suyas, hasta su espada, su arco y su talabarte” (1 S 18:1-4).

Cuando hablamos acerca del pacto de amistad, no podemos pasar por alto la relación entre Jonatán y David.

Jonatán toma responsabilidad con David. Frente a la clase de fortaleza y poder que se manifestaba en David Jonatán se dio cuenta que allí estaba Dios, es por esta razón que Jonatán le entrega su manto, aquello que lo identificaba, el era el hijo del Rey, por lo tanto su manto era el de un hijo de rey. El manto, era algo que le cubría que le mantenía a salvo, haciendo conocer quién era él, y quién era su padre. Pero también le entregó su espada que significa su status mental, el mensaje que tenía, siendo quien era, le entrega la fuerza que tenía en su palabra, asimismo le entregó su arco, aquello que lo podía defender, su propósito, ya no pretendiendo tener un propósito en sí mismo y poniéndose al servicio de David. Y por último su talabarte el cinto donde tenía sus armas, esto tiene que ver con lo que hay en nuestro corazón, la verdadera motivación para la realización del propósito.

Es por esta razón que debemos preguntarnos ¿Qué tan amigos somos de Dios? Al punto de haber depositado en Dios nuestro manto personal, aquello que nos identifica, nuestras costumbres, creencias, memorias, tradiciones. En fin, nuestro propio mensaje, aquello en lo que hemos estado establecidos; nuestros propios planes y proyectos. Rindiendo por completo nuestro propósito personal para estar solo en su propósito.

Es en el punto que hemos entregado todo a Dios que comenzamos a sentir verdadera confianza en Él, y por lo tanto también experimentamos la confianza de Dios hacia nosotros. Entendiendo que si somos amigos de Dios, ya no trabajamos para Él, sino con Él.

Llega el momento en que el Señor prueba nuestra confianza, por lo que oro que si está atravesando uno de esos momentos difíciles de donde somos expuestos en lo que creemos, Dios le fortalezca para ver la bendición que será de acuerdo a esa confianza en Él.

El Señor le bendiga,

Profeta

Graciela Meneguzzi