Nuestra Herencia en Dios

Arco iris Nuestra herencia en Dios

La gran virtud de la adversidad en nuestras vidas es probar nuestras fuerzas en Dios.

17E Isaac se fue de allí, y acampó en el valle de Gerar, y habitó allí. 18Y volvió a abrir Isaac los pozos de agua que habían abierto en los días de Abraham su padre, y que los filisteos habían cegado después de la muerte de Abraham; y los llamó por los nombres que su padre los había llamado. 19Pero cuando los siervos de Isaac cavaron en el valle, y hallaron allí un pozo de aguas vivas, 20los pastores de Gerar riñeron con los pastores de Isaac, diciendo: El agua es nuestra. Por eso llamó el nombre del pozo Esek, porque habían altercado con él. 21Y abrieron otro pozo, y también riñeron sobre él; y llamó su nombre Sitna. 22Y se apartó de allí, y abrió otro pozo, y no riñeron sobre él; y llamó su nombre Rehobot, y dijo: Porque ahora Jehová nos ha prosperado, y fructificaremos en la tierra” (Gn 26:17-24).

Abraham había abierto pozos, eso significa provisión para la vida, él estaba tan bendecido que donde cavaba encontraba agua y aquí Isaac decidió reabrir los pozos de agua.

Ahora debemos saber que cuando hay algo bueno que Dios quiera enviarnos, el enemigo va a querer levantarse, a través de situaciones naturales.

Así como los pastores de Gerar querían lo que le correspondía a Isaac, de la misma manera el enemigo siempre va a querer lo que es nuestro, lo que tanto nos costó, aquello que le hemos entregado a Dios, puede que haya batallas, que el enemigo venga a tentarnos, a pedirnos lo que encontramos, pero si tenemos una conciencia espiritual nos vamos a dar cuenta que el enemigo nos está engañando.

Isaac nombró cada pozo por lo sucedido, según sus frutos, pero el tercer pozo lo nombro Rehobot que significa “lugares amplios y espaciosos”, debemos saber que es nuestra herencia estar en amplitud estar en lugares espaciosos, lugares buenos, prósperos, lugares que fructifiquen.

Puede haber dificultades, pero sólo nosotros somos los que decidimos que éstas se transformen en imposibilidades.

Dios le bendiga y conceda el poder ver que las circunstancias están para ser cambiadas y transformadas por nuestra fe en Dios. Que pesar de las circunstancias que pueda estar experimentando, Dios solo espera recibir su confianza en lo que Él ha dejado dicho en su Palabra. Aférrese a ella y corra con la Visión de Dios.

Le amo en Cristo Jesús,

Profeta

Graciela Meneguzzi