No te vencerán

Arco irisNo te vencerán Jr. 1:18-19

De la misma manera que Dios no puede ser vencido, tampoco nosotros si estamos en Él.

18Porque he aquí que yo te he puesto en este día como ciudad fortificada, como columna de hierro, y como muro de bronce contra toda esta tierra, contra los reyes de Judá, sus príncipes, sus sacerdotes, y el pueblo de la tierra. 19Y pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque yo estoy contigo, dice Jehová, para librarte” (Jr. 1:18-19).

Mientras estaba orando tuve la urgencia de leer el libro del Profeta Jeremías. La verdad, que no me entusiasmó demasiado, aunque sabía que el Espíritu me estaba induciendo a hacerlo. No sé, si porque sabía que debía leer desde el principio, y no esos versos tradicionalmente alentadores, como “clama a mí y yo te responderé” Jr. 33:3. No, esta vez, debía leer desde el capítulo primero.

Mientras iba leyendo, puede sentir el Espíritu de Dios relacionándose con el de Jeremías en un momento tan especial, y con tan inevitable advenimiento de juicio. Como también lo dice el Señor: ”almendro”, porque yo “apresuro”. Así, que de pronto me olvidé del porque había ido hasta allí y la razón de porque estaba leyendo esa porción de la Escritura.

Cuando de repente, casi tropecé con esta Escritura, y fue cuando lo pude ver claro. El mensaje, cuando es puro, cuando está divorciado de intereses, cuando solo busca hacer la voluntad de Dios, y solo desea agradarle a ÉL; aún cuando no sea lo que la gente busque oír, o esté interesada en saber, es Dios mismo el que nos defiende.

Es más, personalmente creo que cuando más puro sea el mensaje, cuando más ungido con el Espíritu Santo esté, es allí cuando mayor oposición y persecución levantará. Ahora mismo, quizás usted que desea hacer la voluntad de Dios, y siente que el enemigo se ha levantado contra suyo, o de su familia o economía. La razón es que el no desea que usted realice esa voluntad perfecta.

Por lo que le animo a fortalecerse en el Señor, y creer conmigo que como Dios nos asegura, aún en medio de la batalla, no nos vencerán.

¿No es eso maravilloso?

Dios le bendiga en gran manera mientras con todas sus fuerzas decide en este día confiar en el Señor. Con mi amor en Cristo Jesús,

Profeta,

Graciela M.