Qué haremos con la REVELACIÓN

BombillaQue harás con la revelación

“La diferencia entre conocimiento y revelación es que conocimiento nos fundamenta, mientras que la revelación nos capacita para movilizarnos”.

“4Mas su padre y su madre no sabían que esto venía de Jehová, porque él buscaba ocasión contra los filisteos; pues en aquel tiempo los filisteos dominaban sobre Israel.5Y Sansón descendió con su padre y con su madre a Timnat; y cuando llegaron a las viñas de Timnat, he aquí un león joven que venía rugiendo hacia él.6Y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en su mano; y no declaró ni a su padre ni a su madre lo que había hecho.7Descendió, pues, y habló a la mujer; y ella agradó a Sansón.8Y volviendo después de algunos días para tomarla, se apartó del camino para ver el cuerpo muerto del león; y he aquí que en el cuerpo del león había un enjambre de abejas, y un panal de miel.9Y tomándolo en sus manos, se fue comiéndolo por el camino; y cuando alcanzó a su padre y a su madre, les dio también a ellos que comiesen; mas no les descubrió que había tomado aquella miel del cuerpo del león” (Jue 14:4-9).

Sansón tenía un llamado y se enamora de una mujer Filistea. Sus padres no estaban de acuerdo, pero no comprendían que esto provenía de Dios. Muchas vences el llamado de Dios nos lleva a una contienda u oposición, el llamado de Dios nos lleva primero a una tierra de confrontación, pero la fuerza que Sansón tenía en Dios era tal, que no interesaba lo que se le presentara, él podía vencerlo.

Ahora en Jueces 15:18-20 dice que Sansón “clamó luego a Jehová y la cuenca se abrió”, ésta es la confianza que debemos tener, cada vez que nosotros clamemos a Dios la cuenca se abrirá. Él nos dará nuevas aguas, esa palabra fresca y nueva de parte de Dios. Y ese vigor que conlleva esa palabra nos va a llevar a un nuevo lugar, nos va a establecer en un nuevo conocimiento de revelación, y desde allí vamos a poder edificar con otra experiencia y en otro nivel.

Por eso es necesario saber que hacer que con la revelación, ya que ella no es para jugar tanto dentro como fuera de la iglesia, es algo demasiado santo, la miel que fluye a través de nuestro Señor Jesucristo es algo que no tiene precio y que deberíamos saber atesorar.

“Mientras que existen muchos gritando lo que nadie necesita oír, hay muchos que permanecen en silencio esperando oír lo que el sabio tiene para decir”.

Que la revelación de nuestro Señor Jesucristo reine en su vida para saber que en todo tiempo puede clamar a Él y halla respuesta para el oportuno socorro.

Dios le Bendiga”

Profeta

Graciela Meneguzzi