El Verdadero Valor de ser Hijos de Dios

Arco iris El verdadero valor de ser Hijos de Dios

11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 12 Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (Jn 1:11-13).

Siempre debemos tener conciencia de que somos hijos de Dios, y que por medio del sacrificio de Jesucristo se nos hizo ciudadanos del cielo.

En muchas ocasiones solamente queremos las señales, queremos ser sanos, experimentar una libertad, señales que causen un efecto en nuestra vida, pero en realidad lo único que causa un verdadero efecto en nuestra vida es cuando El cordero de Dios, Jesús, entra en nosotros y produce un cambio de naturaleza, siendo hijos engendrados a través del espíritu, no por voluntad de hombre, si no por voluntad de Dios.

Debemos entender que lo único que puede cambiar al ser humano no es un conocimiento desde afuera hacia dentro, si no una verdad que nace en el corazón del hombre y esa verdad es Jesús.

“Si quiero vivir en el reino, debo ser impactado por la forma de pensar del Rey”

El Señor le bendiga,

Con amor en Cristo,

Graciela M.