Archivo | agosto 2011

Llamados para servir a una generación

Taza de café Llamados para una generación en la cual Dios está levantando un propósito

Los que no se atreven a ser diferentes, se dejan llevar por la corriente.

Ellos temblaron de espanto; Porque Dios está con la generación de los justos” (Sal 14:5).

Vemos en la palabra de Dios que El siempre levanta a alguien para su generación, esto sin duda amedrenta aquellos que no lo comprenden y de allí viene la oposición, la cual es sello de que es pura y exclusivamente obra de Dios.

La palabra Generación tiene que ver con propósito, David, dice la escritura, sirvió a su generación y lo hizo ungido, ya que Dios unge el propósito y solamente aquellos que lo comprendan lo pueden capturar.

“Los que tienen una visión alta, nunca serán capturados por la circunstancia adversa presente”.

Atrévase a dejarse usar en su generación, a ser diferente como lo hizo Noé. Atrévase a pagar el precio por serlo, pero también tomar la parte de la herencia que le corresponde por ello, ya que eso es su recompensa.

Ser diferente solo es malo cuando lo somos en relación a lo bueno.

Dios le bendiga,

Graciela M.

Anuncios

¡Avívanos Señor!

¡Avívanos Señor!

“Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, hacen obras abominables; No hay quien haga el bien” (Sal 14:1).

“Solo cuando estemos ardiendo con el fuego de Dios, la llama del pecado no arderá en nosotros”

¡Que lejos estamos de poder tener la necesidad de hacer el bien! Nuestra naturaleza siempre estará dispuesta más al mal que al bien. Y a no ser por el Espíritu Santo de Dios, jamás podríamos hacer lo bueno en nuestra propia capacidad.

Es la razón por la que necesitamos avivar el fuego de Dios en nuestras vidas, solo entonces seremos transformados en nuestra manera de pensar, vivir y hacer. Y por supuesto que esto tiene su recompensa, y es que todo el bien que hagamos nos vendrá como recompensa. Es la medida de Dios para bendecirnos.

Quiera el Espíritu Santo reposar sobre su vida en tan gran manera que la recompensa sea mayor cada día.

Dios le bendiga y prospere en todas las áreas,

Graciela M.

Tiempo de Edificar 3

Rosa roja Tiempo de edificar Parte 3

“4Me dijo el rey: ¿Qué cosa pides? Entonces oré al Dios de los cielos, 5y dije al rey: Si le place al rey, y tu siervo ha hallado gracia delante de ti, envíame a Judá, a la ciudad de los sepulcros de mis padres, y la reedificaré. 6Entonces el rey me dijo (y la reina estaba sentada junto a él): ¿Cuánto durará tu viaje, y cuándo volverás? Y agradó al rey enviarme, después que yo le señalé tiempo” (Neh 2:4-6).

Siempre antes de promoción habrá conmoción; Lo que el cielo no nos conceda en la tierra no poseeremos.

El Rey dice a Nehemías “¿Qué cosa pides?” Aquí encontramos lo que Dios nos ha hablado, tiempo de establecer nuestra petición, debemos hacer de esta petición el fundamento para ir de nivel en nivel alcanzando lo que Dios ha preparado para nuestras vidas.

También vemos que Nehemías estuvo tres días en Jerusalén, antes de comenzar con la obra. Estos tres días puedes sugerir, la muerte y resurrección, morir como copero del Rey, para ser el llamado, el promocionado al propósito de Dios.

Del mismo modo que: “Debemos morir a lo que somos hoy, si queremos alcanzar el propósito de mañana”.

En Neh 2: 19, vemos que Dios nunca trabaja con el enemigo. El trabaja con sus hijos, quizás no brillemos para el mundo, pero si brillamos para Dios llevando a cabo la obra que El nos ha confiado, por ello “es hora de levantarnos y edificar”.

Hay una obra que está esperando que nos levantemos y edifiquemos, depende de nosotros si tomaremos el desafío.

Le animo a que hoy se disponga a reedificar, a pesar que vea todo como lo vio Nehemías, que tome el desafío de reedificar su vida, familia, ministerio, sabiendo que Dios es el gran diseñador. El plano está intacto, todavía puede llegar a verlo realizado.

Dios le bendiga,

Graciela M.

Tiempo de Edificar 2

Regalo con lazo Tiempo de edificar Parte 2

Cuando escogemos un camino, debemos asegurarnos que verdaderamente, queremos llegar a donde éste nos conduce.

“1En aquel día cantarán este cántico en tierra de Judá: Fuerte ciudad tenemos; salvación puso Dios por muros y antemuro” (Is 26:1).

Nehemías planificó la forma de presentarse delante del rey para peticionar por la obra que tenía que realizar. Declarándole al rey su petición y consiguiendo todo lo necesario, como así también el respaldo en cartas a gobernadores, que no eran otra cosa más que las credenciales que necesitaba para enfrentar la oposición que iba a tener que atravesar.

De la misma manera, cuando Dios nos da un llamado, un propósito, nos da todo lo necesario. Pero también las credenciales para que el enemigo no nos pueda parar en el camino, y esas credenciales son la Sangre y El Nombre de Jesús, por lo tanto el poder de Dios en nuestras vidas, siempre nos dará la victoria.

Si estamos en la voluntad de Dios, el Señor mismo será muro y antemuro para nuestras vidas.

Oremos juntos esta oración: Señor en ti confío y creo que me das la victoria y agradezco tu bondad en el nombre de tu Santo Hijo Jesús, amén.

El Señor le bendiga,

Graciela M.

Tiempo de Edificar

BombillaTiempo de levantarnos y edificar Parte 1

La fe es lo único que nos facilita las alas para sobrepasar las altas vallas del conocimiento y acceder a nuestros milagros.

1Habitaron los jefes del pueblo en Jerusalén; mas el resto del pueblo echó suertes para traer uno de cada diez para que morase en Jerusalén, ciudad santa, y las otras nueve partes en las otras ciudades. 2Y bendijo el pueblo a todos los varones que voluntariamente se ofrecieron para morar en Jerusalén” (Neh 11:1-2).

Los desafíos en cuales nos encontramos demuestran que nos estamos moviendo, que no estamos estáticos. Sin duda que Nehemías se encontró frente a un gran desafío, hoy nosotros podemos encontrarnos en un punto semejante.

Toda obra que se precie de ser buena, debe tener un planeamiento. Lo sepamos o no, el Señor nos lo haya dicho o no, nuestra vida ha sido planificada para tener las mejores oportunidades. Por supuesto que a veces no a simple vista. A menudo Dios las esconde allí en medio de las más terribles fatalidades o adversidades. Se necesita una fe y una visión muy avisada para que la podamos obtener.

Si pensamos que esto es confuso o injusto, o poco comprensible, pensemos en Eliseo que, a pesar de estar tan cerca de Elías no podía acceder a lo que tanto deseaba a no ser que pudiera ver más allá del arrebatamiento de éste.

Confíe que Dios le dará la suficiente visión para ver mas allá de las montañas de problemas que pudiera estar atravesando.

Con mi amor en Cristo,

Graciela M.

Como debemos servir al Señor

NotaFervientes en El Espíritu sirviendo al Señor

9El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno” (Ro 12:9).

Si no nos apartamos de lo malo, nunca valorizaremos lo bueno.

A la hora de ser oídos por Dios, debemos entender la importancia de hablar por el Espíritu Santo, quien es la persona que nos relaciona en forma eficaz con el Padre. El Espíritu Santo, gobierna sobre toda situación adversa y nos lleva en oración intercesora a encontrar la respuesta adecuada.

También encontramos que nos dice “aborreced lo malo”, significa que debo saber qué es lo que está mal, pero en primer lugar nos insta a que “nuestro amor sea sin fingimiento”, por lo tanto si no aborrezco lo malo el amor que le doy a Dios, también puede llegar a ser fingido.

Salmos 45:3-4 Nos dice que la única forma de vencer al mundo es cabalgar sobre esa palabra de verdad, esa palabra es lo que El nos está hablando para este tiempo, lo cual me llevará a estar ferviente en El Espíritu y de esa manera, tener la capacidad de aborrecer lo malo.

Oremos para que Dios nos encienda en su verdad, de manera que podamos arder en amor fervoroso en nuestro servicio al Señor.

El Señor le bendiga,

Graciela M.